malloEl pasado martes 16 de noviembre, Agustín Fernández Mallo participó en el Ciclo de Conferencias de Narrativa organizado por la Asociación Antonio Villalba y Escuela de Escritores. Mallo, uno de los representantes de la llamada literatura Afterpop, impartió una conferencia en la que, bajo el título Extrarradio: maneras de abordar la creación literaria desde lugares periféricos a la Literatura repasó su visión de la escritura narrativa, las claves de su estética y su forma de trabajar.

fernandez-mallo

Agustín Fernández Mallo

Asistir a una conferencia de Agustín Fernández Mallo es como ser espectador de su discurso mental y al mismo tiempo de su discurso narrativo: un torrente que se bifurca continuamente y en todas direcciones; una red de informaciones conectadas, aparentemente, de forma aleatoria o “fragmentaria”. Decimos aparentemente porque para Mallo sus obras nunca son fragmentarias porque “ninguna obra lo es”: hay una coherencia, un discurso interno, una “poética” que comparó con una buena sesión de un DJ: “aparentemente es una sucesión de canciones, pero el buen DJ sabe convertirla en una única canción porque convierte las sesiones en discursos musicales”.

f-m-1

Fernández Mallo con Ignacio Ferrando y Javier Sagarna

La coherencia interna de la narrativa de Mallo está en la poesía. El autor de las novelas Nocilla Project (una trilogía formada por las “nocillas” Dream, Experience y Lab) confesó que apenas lee narrativa –”si encuentro una página de una novela que me deslumbra, tengo suficiente con esa página: no puedo asimilar tanta belleza”- y que su punto de partida está en la mirada poética, la que le permite, a partir de la observación de un objeto, un comportamiento o un fenómeno informativo, buscar una nueva forma de contarlo, la nueva imagen/idea a partir de la que construirá una obra: por ejemplo, Nocilla Lab nació de la idea de que la Coca Cola es única, no tiene dualidad porque no se parece a nada salvo a sí misma.

f-m-2

Algunos asistentes a la conferencia

A partir de aquí, Fernández Mallo comienza la escritura torrencial en la que la imperfección, el “ruido”, entendido como la parte prescindible, la disonancia o la “basura” de una información,  forma parte de la narración de forma consciente como opción estética. Esta premisa puede rastrearse en autores como Don Delillo en su trabajo  Ruido de fondo o en la música pop desde que LaMonte Young puso en marcha en 1963 su Dream Syndicate.

f-m-3

De izquierda a derecha: Javier Sagarna, Germán Solís,
Agustín Fernández Mallo, Ignacio Ferrando y Ángeles Lorenzo Vime