alejandro-marcos«Hace seis años por estas fechas recibí un correo electrónico que informaba sobre la convocatoria de la prueba de acceso a un Máster de Narrativa recién creado por Escuela de Escritores. Yo, un chico de 23 años, recién licenciado en Periodismo y con pocas esperanzas de encontrar trabajo, me lancé a probar suerte en aquella primera promoción.

Y digo “lanzar” porque nunca había participado en ninguno de sus cursos ni había leído manual de escritura alguno. Solo contaba con tantas ganas de escribir como de aprender. Me lancé, decía, y caí en buenas manos.

Durante los dos años siguientes aprendí técnicas de escritura, aprendí técnicas de lectura, aprendí a seleccionar, a tener criterio y a valerme por mí mismo en la escritura. Encontré, de paso, doce buenos amigos, muchos libros que no conocía y todo un mundo nuevo lleno de personas que, como yo, amaban la escritura. Aprendí, encontré y escribí mi primera novela.

Pero el Master terminó. Y ahora me enfrento a un nuevo reto como profesor de iniciación a la escritura en la propia Escuela, sigo formándome con nuevos cursos y veo a mis compañeros al menos una vez cada dos meses. No puedo decir que no fuera una locura apostar por este Máster, porque estaría mintiendo, pero tampoco puedo decir que no haya sido una de las mejores decisiones que he tomado jamás. Y jamás es mucho, mucho tiempo»

Alejandro Marcos

Alumno de la I Promoción

promocion1

Los alumnos de la I Promoción con sus diplomas.