Hace diez años el equipo de Escuela de Escritores decidió crear el primer Máster de Narrativa que se impartiría en España, un proyecto cuyo objetivo era formar escritores.

Sabíamos que ninguna universidad, ningún colegio, ninguna escuela puede acreditar la formación de un escritor: un artista se crea así mismo día a día, con su trabajo y perseverancia, a través de su obra, que es su auténtica carta de presentación.

Por eso ahora, cuando repasamos el trabajo de los 120 alumnos que han pasado por nuestras aulas, miramos atrás y podemos decir que sí, que nuestro objetivo de crear el primer programa de estudios para formar escritores se ha cumplido y sigue haciéndolo día a día.

Solo en lo que va de 2018, tres alumnas del Máster de Narrativa han publicado obra: Ana Matallana, de la V Promoción, encontró en la editorial Salto de Página el hogar para Las cuentas pendientes, una ambiciosísima novela que derrocha un dominio técnico de la escritura muy poco frecuente en una primera novela y que fue su proyecto de fin de estudios; Arantxa Rochet, alumna de la IV Promoción, acaba de presentar Jaulas de aire, un libro de relatos de ciencia-ficción distópica que publica la Ediciones Torremozas y la alumna de la II Promoción Carmen Estirado vuelve a las librerías con su segunda novela Fábrica de luz (la primera, su proyecto de fin de Máster Las llaves de casa ya se publicó en 2013).

El 2017 terminó de una forma muy parecida: la segunda novela de Blanca Bettschen, alumna de la I Promoción del Máster, Juegos de lógica, ganaba el Premio de Novela Kutxa Ciudad de Irún, dotado con 25.000 euros y la publicación de la obra en la editorial Algaida. Unas semanas antes, Roberto Osa, alumno de la IV Promoción, veía cómo su primera novela resultaba seleccionada como finalista nada menos que del Premio Nadal después de triunfar en el Premio Felipe Trigo de Novela, recibir 20.000 euros y ser publicada por la Fundación Lara-Planeta (cuando escribimos estás líneas, la segunda edición de Morderás el polvo llega a las librerías).

Hace doce años el Ayuntamiento de Molina de Segura decidió convocar un certamen literario que premiara al mejor libro de relatos publicado en España. El Premio Setenil se ha convertido en el ‘Óscar’ del cuento y Silvia Fernández Díaz, alumna de la II Promoción, fue una de las finalistas en la edición de 2015 con Solo con hielo, el libro de relatos que escribió como proyecto para el Máster de Narrativa y que publicó la editorial Talentura. En 2017 la misma editorial acaba de publicar su segundo libro de cuentos, La mirada de los pájaros.

El año pasado también se estrenó con su primera novela Adolfo Gilaberte, alumno de la III Promoción: Ezequiel (Mármara Ediciones, 2017) es una estupenda novela introspectiva con un componente psicológico que la hace muy especial e infrecuente.

Estas últimas obras y reconocimientos se suman a las novelas, libros de relatos, publicaciones y premios literarios que los alumnos del Máster de Narrativa han ido cosechando durante estos nueve años en lo que esperamos que solo sea el inicio de una obra sólida y duradera.  Además, muchos de estos alumnos son ahora profesores de Escritura Creativa en Escuela de Escritores —Lorena Briedis, Alejandro Marcos, Silvia Fernández Díaz, Lola Vivas, Bárbara Gil, Ana Matallana o Pedro Bosqued— o en otras escuelas y talleres (Begoña Torregrosa, Marco Algorta, Blanca Bettschen o Ismael Álvarez).