home

Soy escritor y esta es mi obra

2020: un buen año en el Máster con finalistas en el Premio Nacional de Novela de Colombia o en el Premio Herralde

Hace 13 años el equipo de Escuela de Escritores decidió crear el primer Máster de Narrativa que se impartiría en España, un proyecto cuyo objetivo era formar escritores. Sabíamos que ninguna universidad, ningún colegio, ninguna escuela puede expedir carnets de escritor: un escritor se crea a sí mismo día a día con su obra, que es su auténtica carta de presentación. Por eso ahora, cuando repasamos el trabajo de los casi doscientos alumnos que han pasado por nuestras aulas, podemos mirar atrás y decir que sí, que nuestro objetivo de crear el primer programa de estudios para formar escritores se ha cumplido y sigue haciéndolo día a día.

2020 fue un gran año para los alumnos del Máster. Sara Jaramillo, alumna de la XI Promoción del Máster, presentó durante nuestro II encuentro con editores el manuscrito de Cómo maté a mi padre, la novela que escribió durante su primer año con nosotros. María Fasce, editora de Lumen (Penguin Random House), no lo dudó: pidió inmediatamente el texto, lo leyó esa misma noche y a la mañana siguiente llamaba a Sara para ofrecerle la publicación de ese libro y de su proyecto de fin de Máster, una segunda novela que se publicará en Lumen durante 2021.

Cómo maté a mi padre se publicó en España en junio del año pasado, seis meses después de que lo hiciera en Colombia por Angosta Editorial, apadrinada por Héctor Abad, y con un éxito de público y crítica que la ha llevado a la quinta edición y a convertirse en finalista del Premio Nacional de Novela de Colombia 2020.

A finales de 2020 llegó otra gran noticia. La novela Apuntes para la vida de Frances Donnell, de Adriana Murad Konings (alumna de la VII Promoción) fue seleccionada entre las siete finalistas del Premio Herralde de Novela, uno de los más prestigiosos concedidos en España de la mano de la editorial Anagrama. Por cierto, el ganador de esta edición del Premio Herralde también tiene que ver con el Máster de Narrativa: fue nuestro profesor Luisgé Martín, con Cien noches.

Zoom
Sara Jaramillo
Zoom
Adriana Murad

A lo largo del año se sucedieron las publicaciones de muchos otros alumnos de este proyecto: Pedro Bosqued, alumno de la I Promoción, publicaba en diciembre Para cenar, aire (Editorial Pregunta), su segundo libro tras Pieles de Italia (Confluencias, 2015). Así saludaba el gran Enrique Vila-Matas esta publicación de la que os ofrecimos un adelanto que puedes leer aquí: “Solo el gran Pedro Bosqued, Bernardo Bertolucci y yo hemos estado de verdad en Sabbioneta. Ni qué decir tiene que Bosqued es alguien altamente imprevisible, como ya se pudo observar en su libro sobre ciudades menores de Italia y como el lector comprobará aquí también en esta repentina novela de aparente aire fortuito”.

En 2020 también llegaron la tercera novela de Esther Ginés (alumna de la I Promoción), Mares sin dueño (Editorial Tres Hermanas) y la primera novela de la alumna de la VII Promoción Rosario López, Los besos secos, publicada por la editorial Bala Perdida tras ser finalista del L Premio Internacional Ciudad de Barbastro.

En octubre llegó Cachorros de arena (Editorial Torremozas), el libro de relatos de Lola Vivas, alumna de la IV Promoción y desde hace unos años también compañera en el claustro de profesores de Escuela de Escritores. Cachorros de arena recoge treinta y tres cuentos narrados con una voz potente y una mirada atenta a todo lo anómalo que esconde el mundo cotidiano.

Elizabeth Villaman (VIII Promoción) también se estrenó en el Relato Breve con Las islas rotas (Ediciones Amarcord). El primer libro de relatos de la escritora dominicana destaca por la temática, la crudeza, la violencia y el conjunto de voces descarnadas que lo componen. Cuentos todos narrados en primera persona, desde la perspectiva femenina, relatan las historias intercaladas de mujeres y niñas rotas. Voces que ahondan en la soledad, la represión, la obsesión, el odio, el amor. Historias con tonos oscuros y con gran uso de atmósfera y el foco en la perspectiva femenina y su multiplicidad en cada voz que explora las emociones y la parte oscura del ser.

Una trayectoria ascendente

El trabajo de nuestros alumnos durante los últimos años, convierte al Máster de Narrativa de Escuela de Escritores en una referencia contrastada entre todos los programas de estudios de creación literaria que pueden cursarse en español. Durante estos 13 años han sido decenas los alumnos del Máster de Narrativa que han visto su trabajo reconocido con prestigiosos premios literarios o la publicación de sus obras.

Cerramos 2019 con Nuestra piel muerta (La Navaja Suiza Editores), la novela que Natalia García Freire (VIII Promoción) escribió durante su paso por el Máster de Narrativa, y que se encaramó en las listas de los mejores libros publicados en español durante ese para la edición en español de The New York Times.

Ese mismo año, Alejandra Parejo, de la XI Promoción del Máster, publicó en Planeta su primera novela, Una familia normal. Nacho Rubio (IV Promoción) presentó su libro de microrrelatos Las hormigas también gritan y Gabriela Loaiza (VI Promoción) publicó su novela de literatura juvenil El beso de la sirena vampiro. También volvió a las librerías Alejandro Marcos, de la I Promoción, con la novela Valores familiares y Daniel Montoya (VIII Promoción) se estrenó con el poemario Mandarino. Además, Montserrat Iglesias (X Promoción) ganó el I Premio de Novela Alma Negra, con El Terraplén.

Y la lista se hace ya larga si miramos un poco más atrás: Roberto Osa (IV Promoción) ganó el premio Felipe Trigo

y fue finalista del Premio Nadal con su primera novela, Morderás el polvo; Blanca Bettschen (I Promoción) ganó el Premio de Novela Kutxa Ciudad de Irún 2017 con su tercera novela Juegos de Lógica (Algaida); Silvia Fernández Díaz fue finalista del Setenil de Relato en 2015 con su libro Solo con hielo (Talentura); Arantxa Rochet (III Promoción) publicó Jaulas de aire (Editorial Torremozas) o Ana Matallana publicó Las cuentas pendientes en la editorial Salto de Página, por nombrar solo algunos de los más conocidos.

 

Proyectos europeos y vocaciones docentes

Los alumnos del Máster de Narrativa también son protagonistas en el proyecto literario que quiere revolucionar la nueva literatura europea. El Proyecto CELA (Connecting Emerging Literaty Artists) sirve como plataforma para promocionar a nuevos valores del mundo editorial (escritores, traductores y profesionales literarios) en los primeros pasos de su carrera literaria, cuenta con el apoyo y la financiación del proyecto Europa Creativa de la Unión Europea y participan en él 11 instituciones culturales de diez países diferentes.

En su primera edición, Roberto Osa fue uno de los escritores jóvenes españoles seleccionados para participar. En la actual edición de CELA (2019-2023) es Adriana Murad de quien ya os hemos hablado aquí, la escritora seleccionada para participar en un equipo que también cuenta con Daniel Montoya (VIII Promoción) como profesional literario; Alejandro Marcos (I Promoción) en la dirección del proyecto y Bárbara Gil (I Promoción) como responsable de comunicación.

Además, muchos de los ex alumnos del Máster de Narrativa son ahora profesores de Escritura Creativa en Escuela de Escritores —Natalia García Freire, Sara Jaramillo, Hadassa Fernández, Luis de la Iglesia, Alexandra León, Lorena Briedis, Alejandro Marcos, Silvia Fernández Díaz, Lola Vivas, Bárbara Gil, Ana Matallana, Pedro Bosqued, Adolfo Gilaberte, Rosario López, Blanca Puyuelo o Daniel Montoya— o en otras escuelas y talleres (Begoña Torregrosa, Marco Algorta, Blanca Bettschen, o Ismael Álvarez).

Nuestros alumnos también desarrollan proyectos propios o se suman a otros ya existentes. Así, Lorena Briedis es la coordinadora general de la Asociación Europea de Programas de Escritura Creativa; José Luis Montero dirige el proyecto Seattle Escribe; Adolfo Gilaberte coordina la Escuela de Escritores de Getafe; Carmen Estirado es la editora de la revista literaria La gran belleza; Humberto Franco preside el club de alumnos del Máster de Narrativa y edita la revista La Rompedora y Roberto Osa fue jurado del Premio Ricardo Miró en Panamá, entre otras muchas iniciativas. Por lo que nos cuentan, la vida después del Máster de Narrativa tiene mucho más color.

Compartir en

¡Inscríbete!